jueves, 3 de mayo de 2012

POLINUCLEÓTIDO-FOSFORILASA (Premio Nobel a Severo Ochoa)

Hay miles de enzimas diferentes, pero precisamente un trabajo con una de ellas, la polinucleótido-fosforilasa, le valió el premio Nobel a Severo Ochoa en 1959. Gracias a esta enzima, Ochoa consiguió, por primera vez, crear en un tubo de ensayo cadenas de ARN, las moléculas que se encargan de llevar una copia de la información del ADN desde el núcleo de la célula hasta el citoplasma, donde esas instrucciones se transforman en proteínas. Es decir descubrió el desciframiento de la clave genética.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada